Swallow: tragarse al patriarcado

La recomendación de hoy es una película que me gustó muchísimo: Swallow, que en inglés significa “tragar”. Hunter es una ama de casa esposa trofeo, confinada a los límites de su casa, con un marido rico, sin trabajo y sin amigues ni familiares. En cuanto se entera que está embarazada, Hunter comienza a desarrollar un trastorno alimentario llamado “Pica”, que consiste en el deseo irresistible de comer sustancias u objetos poco usuales o no alimenticios.

Desde la primera escena, la construcción del personaje explica a la perfección la patología que luego desarrolla, que no es tanto una enfermedad, como una forma de expresarse y salir de la prisión domiciliaria en la que se encuentra. Al principio, vemos un montaje de Hunter en su casa y un cordero siendo llevado al matadero. Luego, ese mismo cordero es presentado en la mesa familiar del marido de la protagonista. Esa comparación resume a la perfección la relación de Hunter con su esposo y la familia de él y resume toda la película: Hunter es ese cordero atrapado en un ambiente hostil, en el que no se lo tiene en cuenta y se lo trata como un objeto. Todo lo que hace el personaje es acorde a esta idea: Hunter casi no tiene diálogos, cuando habla la interrumpen o no la escuchan, su voz es suave y sus movimientos mínimos, casi como si no quisiera que sus depredadores la notaran.

Hasta su hije le es ajene: no nos enteramos por Hunter del embarazo, ella no lo verbaliza, sino que es su marido quien lo anuncia a su familia diciendo “estamos embarazados”. Esa pérdida de la personalidad y la individualidad es lo que la lleva a comerse cosas como canicas o clavos. Hunter intenta mantener el control de su propio cuerpo. A su vez, los cuerpos extraños, una vez expulsados, son atesorados como algo propio, algo más propio y menos ajeno que su hije, que no pareciera ser deseado. Esta película es además, una joya visual. Como prisionera en su propio hogar, Hunter está, en la mayoría de las tomas, insertada dentro de algún marco (ventanas, puertas, etc). Pero sus intentos por liberarse no pasan desapercibidos, más allá de la acción de comer cuerpos extraños, nuestra protagonista intenta expresar su individualidad decorando su casa-prisión con pequeños detalles coloridos en medio de un beige muy similar al de la casa de sus suegres, cabezas de la dinastía familiar.

Por todos los detalles visuales y las sutilezas en la interacción de los personajes, que ayudan a construir esa idea de encierro y desidia, Swallow es una joyita que no se pueden perder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *