Rawson: Jazmin busca justicia

Scroll down to content

Desde hace más de 10 años lleva la pesada mochila de haber sido abusada dos veces por
personas de su círculo familiar, su padre y su hermanastro. Hoy aguarda que la justicia le dé la respuesta que necesita y, aunque sea, uno de ellos sea castigado.

En una de esas vueltas de la vida coincidí con Jazmín, quizás ambas estábamos en el lugar y momento adecuado para dar con la otra, aunque yo me encontraba en Buenos Aires y ella en su casa en Rawson, Chubut, pero gracias a las redes conectamos casualmente. Asi pude conocer su historia y su lucha, todo lo que sufrió estos años y como dia a dia busca revertir el dolor por acción y fuerza. Jaz, como le dije desde el principio casi como si nos conocieramos de antes, fue abusada desde muy pequeña por su papa y por su hermanastro. Contra ambos radicó una denuncia pero como es sabido, la justicia es lenta y aveces nunca llega. En el 2010 con 12 años debió enfrentar el juicio a su padre por los abusos, pero según relata “fui presionada para que no contará lo que paso, asi no recibió condena”. 12 años, sin apoyo ni contención familiar, la presionaron para que no sea castigado su abusador. Cuando hablemos de revictimización, recordemos lo que tuvo que padecer desde el inicio.

Como un cuento de terror de nunca acabar, años después debió vivir nuevamente un
infierno, esta vez en manos de su hermanastro. Pero la Jazmín de 20 años, no se aplacó y
realizó la denuncia. Tristemente, como sabemos, es un proceso largo, lento y doloroso
para la víctima. En tanto el abusador vive con su esposa e hijo tranquilamente. El proceso está en la etapa de investigación y le están realizando las pericias correspondientes, hace pocos días recibió los resultados de uno de las evaluaciones psicológicas donde hablan de los problemas de seguridad y anímicos que provocaron todas las situaciones vividas.

Jazmín es una chica trans, en un comienzo no me parecía relevante el detalle pero lo es
para poder conocer más a fondo su historia. Lo que es vivir en carne propia la
discriminación, que duele más cuando es una persona cercana. Su mamá continúa sin
aceptarla, sin aprobar su condición de género. Hace algunos meses, por la intolerancia y
la violencia a la que está expuesta diariamente, fue brutalmente golpeada lo que provocó
que abandone el colegio. Hoy ella busca justicia, y poder vivir en una sociedad donde cada quien pueda vivir y elegir libremente cómo hacerlo. Lucha por ella, por su hermana, quien también sufrió abusos por parte de la misma persona. Por sus hermanos, ambos son personas con discapacidad y conviven con ella y su mamá, la misma que encubre y minimiza los abusos propiciados por su hermanastro.

Jazmín lleva su mochila sola, le sobran fuerzas para exigirle a la justicia que castigue a su abusador. También para soportar convivir con padres que la violentan y no la aceptan aún hoy. Su relato busca visibilizar su padecimiento, quiere que se conozca su historia, quiere que el poder judicial de Rawson actúe y busca más que nada aliviar la carga que lleva. Habla porque hablar es liberador, ella quiere liberarse y con su libertad, la sociedad va a ser un poco más igualitaria.

 

Colaboración: Florencia Bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: