La justicia patriarcal no es justicia

Talita Buchhorst (21) fue a la Cámara Criminal de Río Gallegos para reclamarle a los jueces que no dejasen en libertad a Fernando Galcerán, su expareja, que a comienzos de año intentó matarla. Allí se enteró que los hechos de violencia de género no habían sido plasmados en el expediente. Su caso llegó al Tribunal…