Quedó impune el femicidio de Paula Perassi: los nueve imputados absueltos

La justicia absolvió por unanimidad a los imputados por el crimen de Paula Perassi, desaparecida en 2011 en la ciudad santafecina de San Lorenzo.

Los padres de la joven conmocionados por el fallo.

Paula Perassi salió de su casa cerca de las 22 horas, el domingo 18 de septiembre de 2011. Había recibido un llamado a su celular desde una cabina telefónica, en donde le pedían que fuera a buscar la tarea de uno de sus dos hijos.

Para la fiscal, la persona detrás de esa conversación era el propio Gabriel Strumia, que estaba decidido a obligar a Paula, que era su amante, a abortar. El hombre estaba casado.

Con la ayuda de su esposa y su chofer, el empresario habría secuestrado a Paula en la puerta de su casa y la habría llevado a la fuerza a la casa de la partera Mirtha Ruñisky, en donde interrumpieron el embarazo. Sin embargo, durante esa intervención, la víctima habría muerto.

El padre de la víctima, Alberto Perassi, sufrió varios ataques intimidatorios a lo largo de la investigación, a tal punto que siempre lleva puesto un chaleco antibalas en sus apariciones públicas.

Este jueves dos de mayo llegaron a juicio oral Gabriel Strumia, el empresario metalúrgico; su esposa, Roxana Michl; el chofer y mano derecha del hombre, Antonio Díaz; y Mirtha Rusñisky, quien estaba sindicada como la que le practicó aborto clandestino. Los cuatro estaban acusados de los delitos de «privación ilegítima de la libertad y aborto no consentido seguido de muerte» de Perassi.

También estaban acusados al comisario Adolfo Puyol y a los policíasJ Gabriel Godoy, Jorge Krenz, Aldo Gómez y María José Galtelli, por «encubrimiento agravado». Es decir, por desviar la investigación.

Todxs fueron absueltos.


Empezó el juicio por la desaparición de Paula Perassi

Pidieron prisión perpetua para los principales acusados: el amante de la víctima, su esposa, un chofer y una partera.

Esta semana empezó el juicio contra nueve acusados por la desaparición y muerte de Paula Perassi en la provincia de Santa Fe. El 18 de septiembre de 2011 fue la última vez que la vieron. Había salido a buscar la tarea para uno de sus hijos y nunca más volvió. La acusación apunta a un plan criminal y el encubrimiento de los policías.

En el banquillo frente al tribunal se sentarán cinco policías, el amante de la víctima, su esposa, su chofer y una partera. Durante el primer día del debate oral y público el fiscal del caso adelantó el pedido de prisión perpetua para los cuatro principales acusados, y penas de entre 6 y 16 años para los cinco efectivos involucrados en la investigación.

Roxana Michi, Gabriel Strumia y la partera Mirtha Rusñisky. Para ellos y el chofer de los Strumia pidieron perpetua. (Juan José García)

Roxana Michi, Gabriel Strumia y la partera Mirtha Rusñisky. Para ellos y el chofer de los Strumia pidieron perpetua. (Foto: Juan José García – Clarin)

La hipótesis es que Paula y Gabriel Strumia eran amantes y que cuando ella se enteró que estaba embarazada de él, el empresario y su esposa la obligaron a a realizarse un aborto, que le provocó la muerte.

El padre de Paula, Alberto Perassi sufrió varios ataques intimidatorios a lo largo de la investigación, a tal punto que siempre lleva puesto un chaleco antibalas en sus apariciones públicas. Lo lleva puesto desde principios de 2015 cuando sufrió un atentado en su taller mecánico. Fue luego de que se empezara a investigar la complicidad policial en la desaparición de Paula. Le asignaron custodia y le sugirieron usar una «protección permanente» Sin embargo, no dejó de buscar a su hija. «Nunca trabajé para que alguien esté preso. Trabajo por encontrar los huesos de mi hija”.