Mató a su ex esposa en el quince de su nieta: «Viste que te encontré, hija de puta»

Esas fueron las palabras de Hugo Orlando Ibarra antes de matar de un disparo a su ex esposa Cristina Noemí Rodriguez.

El sábado por la noche, en la localidad de Marcos Paz, Cristina Rodriguez fue asesinada de un balazo en la cabeza cuando estaba por entrar al salón de eventos donde su nieta festejaba sus 15 años. Por el crimen fue arrestado su ex esposo, un efectivo de seguridad retirado de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

El salón de eventos donde ocurrió el sangriento hecho.

Alrededor de las 21, cuando Cristina Noemí Rodríguez (56) descendió de una camioneta junto a su pareja y un menor de 11 años, hijo de él, para ingresar a un salón de fiestas  apareció su ex esposo, Hugo Orlando Ibarra (57), policía retirado con el rango de suboficial mayor, ex miembro de la división Caballería de la Policía Bonaerense, quien según el relato de testigos, dijo: «Viste que te encontré, hija de puta».

Allí, Ibarra sacó un arma de fuego y le disparó en la cabeza. Cristina murió en el acto.

Ibarra intentó escapar eludiendo a la seguridad privada del salón pero fue reducido por mozos a los pocos metros. Tras un llamado al 911, fue detenido por personal policial que le secuestró una pistola Bersa de nueve milímetros.

Según las declaraciones de la hija de Cristina, Sofía (24) al portal Telam, sus padres estuvieron casados durante 28 años, hasta que en noviembre del año pasado ella decidió separarse. Debido al hostigamiento constante por parte de Ibarra, Cristina tenía una perimetral.

El 8 de mayo, Ibarra ya había amenazado a su ex mujer por teléfono. «Te voy a matar», le dijo. Cristina temió por su vida, sabía que su ex tenía armas en su casa, hizo una denuncia por amenazas que recayó en una UFI local, la número 5, que dispuso se cite al ex policía. Intervino también un juzgado de paz, que determinó una restricción perimetral. Se registró la casa de Ibarra, pero no se encontraron pistolas.

Cristina trabajaba como telefonista en el hospital municipal de Marcos Paz. Desde el municipio emitieron un comunicado expresando «dolor y espanto ante este asesinato aberrante que se llevó la vida de una querida empleada».

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 234.jpg

Se negó a declarar el femicida de Norma Dargel

Norma Catalina Dargel (33) fue atacada a golpes por su pareja, Pedro Sosa, el 14 de febrero. La golpeó con un hacha hasta matarla y enterró el cuerpo en un descampado en Marcos Paz.

El viernes alrededor de las 15 horas, Pedro Sosa (44) se presentó en la seccional de Marcos Paz, con un bolso que tenía el hacha presuntamente usada para cometer el asesinato. Lo primero que le dijo a los policías fue que, durante la madrugada, había tenido una discusión con Norma y la mató. Dijo también que ella lo engañaba y por eso la asesinó, sin embargo cuando debió declarar ante el fiscal Illanes se negó a hablar.

Tras el femicidio, Sosa contó que trasladó el cuerpo en el baúl de su auto hasta un campo privado, ubicado en cercanías a la cárcel de Marcos Paz. Luego, comenzó a hacer el pozo, pero cambió de idea y semienterró a su pareja y tapó el cuerpo con un poco de tierra y algunas ramas.

Familiares de Norma aseguraron que si bien ella nunca lo denunció por violencia de género, ya había contactado a un abogado para iniciar los trámites de divorcio, porque el hombre era muy violento. Tenían un hijo en común y convivían hacía cuatro años.